Después de 9 horas de viaje, 3 paradas y 1 pinchazo de Inmigran, llegamos a La Hacienda de María en Torices. Un buen lugar para pasar más de un fin de semana, que era lo que íbamos a estar allí.

Ya sea por el sacrificio del viaje, ya sea por lo espectacular del lugar, la montaña siempre despierta en mi esa sensación de vacío y plenitud a la vez. Ver que eres tan “poca cosa” frente a los valles y montañas…. Y que a pesar de la pequeñez, eres grande…. No por ti mismo, sino por tu humanidad.

Pero filosofía aparte, todo lo que allí pasó, fue relatado en CronicasdeHorton.com

Kedada 2015 – Cronicas de Horton

 

Y de todo aquello, yo me quedo con el buen rollo a pesar de los dolores, con la armonía de un grupo bien diferente y con la tranquilidad de un objetivo común: mejorar la calidad de vida de los pacientes crónicos.

Además de fijar un nuevo reto para la Asociación de Pacientes con Cefalea en Racimos … llegar a los episódicos, a los familiares y a los médicos con un mensaje claro: a pesar del dolor, se puede luchar día a día. Lo importante es tener información de calidad, rápida y fiable sobre la enfermedad.

 

Una representación de la familia allí reunida

Nos comprometimos en su día a trabajar por ello y lo ratificamos durante este fin de semana en Torices.

¡Queremos ayudar, de manera altruista, sincera y plena!

Esperamos que nuestra sinceridad haya podido calar en la Junta Directiva de ACRA en los momentos “serios” que pudimos compartir.